EFICACIA DE IMIDACLOPRID PARA EL CONTROL DE GALLINA CIEGA

¿Afectan el colchón de materia orgánica y la degradación microbiana la habilidad del imidacloprid de controlar estos insectos?

Mayo 2019 | Andrew Huling y Dr. Ben McGraw
Haciendo aplicaciones preventivas de insecticidas, los superintendentes pueden controlar la gallina ciega antes de que dañe las raíces del césped.
Además de matar al césped, el daño atrae pequeños mamíferos, –como zorrillos y mapaches– quienes causan más daños en su intento de encontrar estos insectos. Esta foto muestra el daño de los mamíferos, que son sus predadores. 
Fotos por Ben McGraw

Los neonicotinoides, particularmente los productos que contienen el ingrediente activo imidacloprid, han sido de la confianza de los superintendentes en las últimas tres décadas para el control de gallina ciega. La relativa permanencia del imidacloprid en el suelo y su movimiento acropétalo a través del xilema, permite el control preventivo de esta plaga, antes de que los daños a las raíces —o quizá al césped mismo— sean aparentes. Comparado con los anteriores insecticidas de contacto de amplio espectro, que solo proveían de un control moderado, el imidacloprid proporciona un alto nivel de control con una sola aplicación, durante la temporada de crecimiento.

Sin embargo, reportes recientes de algunos superintendentes en el noreste de Estados Unidos han indicado que el imidacloprid ha fallado en el control de gallina ciega en áreas donde el superintendente lo ha aplicado cada año, durante más de 10 años. Otros reportes similares incluyen mayor densidad de población de la plaga en el rough, que en los fairways adyacentes.

Aunque son muchos los factores que pueden afectar el desempeño del insecticida, hay algunos estudios intentando descubrir si el colchón (thatch) puede afectar la eficiencia del imidacloprid o si los microorganismos del suelo son los responsables de la degradación prematura del ingrediente activo.

Los casos de la falla del imidacloprid

Cinco campos de golf en Nueva York y Pennsylvania que habían reportado la falla del imidacloprid en el otoño anterior, fueron incluidos en el estudio de primavera. Cada campo había aplicado imidacloprid ininterrumpidamente por más de 10 años, nunca habían aplicado un producto diferente y que observaron daños en sus fairways y roughs que ya habían sido aplicados en el otoño.

Las áreas de estudio consistieron en 400 parcelas de 1-pie-cuadrado, arregladas en un cuadrado de 40-pies × 40-pies, con partes iguales de rough y fairway. Las especies de césped y el grosor del colchón (thatch), fueron registrados antes de hacer los muestreos para buscar las larvas.

Mapaches dañaron algunos fairways debido a la presencia de gallina ciega alimentándose de la raíz del césped.

La distribución espacial de las gallinas ciegas, los céspedes, grosor del colchón (thatch) y las asociaciones entre patrones espaciales (por ejemplo, gallinas ciegas : grosor del colchón (thatch)) fueron caracterizados usando el programa de Spatial Analysis by Distance IndicEs (SADIE). 

Adicionalmente, se tomaron muestras de suelo de las parcelas con mayor número de insectos, de fairway y rough, siendo analizadas para determinar si los microorganismos degradaron de forma prematura el imidacloprid. Cada muestra de suelo se dividió en tratamiento esterilizado y no esterilizado (para remover los microbios), para después sembrarlo con perennial ryegrass. El imidacloprid fue aplicado a sus dosis de etiqueta una vez que las plantas alcanzaron su madurez, midiendo las concentraciones en la planta hasta 56 días después del tratamiento.

Resultados

Se encontraron diferencias significativas en las concentraciones de imidacloprid, entre los tratamientos esterilizados y no esterilizados a los 28 días después del tratamiento, indicando que los microbios contribuyen a la degradación del producto. Sin embargo, a pesar de las diferencias estadísticas, las diferencias numéricas fueron pequeñas (~5-10 ppm) y poco probable que marcara la diferencia en el control de la plaga, o que sea el único factor en la reducción de la eficacia en campo.

Un estudio similar, examinando las concentraciones residuales de imidacloprid en el tiempo, también genera dudas de que la eficacia residual de imidacloprid se vea comprometida, observando concentraciones relativamente estables en las raíces de la planta, durante más de 80 días después de la aplicación.

Las gallinas ciegas con frecuencia se localizan en el colchón (thatch), cuando se buscan en el rough del campo de golf.

El análisis espacial en los sitios afectados, reveló que los patrones espaciales de la gallina ciega, en las áreas tratadas con imidacloprid, estuvieron estrechamente relacionados con la especie de césped –Kentucky bluegrass, perennial ryegrass– y el grosor del colchón (thatch) en tres de cuatro sitios (aquellos con los insectos suficientes para llevar a cabo el análisis). La densidad de insectos fue mayor en cuatro sitios, mientras que el grosor del colchón (thatch) fue mucho mayor en cinco sitios. La mayor densidad de insectos, junto con el mayor grosor de colchón (thatch), fueron observados en el rough con diferencias notablemente superiores al resto.

Aunque estos análisis no relacionan directamente la influencia del colchón (thatch) sobre la abundancia o distribución del insecto, la fuerte asociación entre el colchón (thatch) y los patrones espaciales de la gallina ciega, sugieren que mientras más colchón (thatch) haya presente, se crean condiciones favorables para una mayor densidad del insecto (por ejemplo, mejores sitios para que el adulto oviposite) y/o una afectación negativa sobre el desempeño del insecticida.

Esperamos que las investigaciones en curso, que están examinando el efecto de las traslocación del imidacloprid por la planta, con diferentes niveles de colchón (thatch), nos den más información de la relación entre el colchón y el desempeño del insecticida.


AUTOR: Andrew Huling es un graduado en ciencias del césped y el Doctor Ben McGraw es profesor de ciencias del césped, del departamento de Ciencias de las Plantas de la Universidad de Penn State, ubicada en University Park, Pa.

TRADUCTOR: IA Mauricio Aguirre García. Servicios de Atención al Cliente y Equipos Especializados Toro en TERMSA.

PUBLICACIÓN: Golf Course Magazine. Mayo 2019.
Título Original: Imidacloprid efficacy for White grub control. https://www.gcmonline.com/research/news/imidacloprid-white-grubs