Polinizadores

Polinizadores en el ecosistema del césped: Mejores prácticas de manejo

 

El buen uso de las mismas herramientas que nos ayudan a producir nuestros alimentos y jardines, nos ayudarán a proteger a los polinizadores que son vitales para los cultivos comerciales.

May 2018 | Dr. R. Chris Williamson

 

El césped se puede considerar un cultivo de alta importancia comercial, que cubre 39 millones de acres (~16 millones de hectáreas) en los Estados Unidos. Los pesticidas sintéticos — incluyendo fungicidas, herbicidas, insecticidas y reguladores de crecimiento — son herramientas importantes para el manejo de superficies de “landscape”. Sin embargo, algunas de estas herramientas se han visto implicadas en el declive de polinizadores, tanto domésticos como salvajes. Con frecuencia, la percepción pública de que el uso de estos agentes de control está ligado al declive de estos polinizadores, amenaza el uso a futuro de estas herramientas y nuestra capacidad de tener céspedes de calidad.

Investigadores y entomólogos de todo Estados Unidos, se reunieron en el 2016 en la cumbre para Protección de Polinizadores en el Césped, para revisar la literatura científica sobre el daño colateral en los polinizadores, en sistemas con césped, con el objetivo de desarrollar un manual de prácticas para su protección, identificar vacíos de información y priorizar las necesidades de futuras investigaciones. El grupo interdisciplinario, identificó que había poca investigación al respecto, re-direccionando esfuerzos en la misma, para lograr un balance con los sistemas con césped.

¿Qué hacer respecto al declive de polinizadores?

Los servicios ecológicos que las diferentes especies de polinizadores proveen a la sociedad, son invaluables. Se estima que un 75% de los cultivos comerciales del planeta, no serían productivos sin la ayuda de polinizadores. Desafortunadamente, las poblaciones de polinizadores han experimentado un declive significativo en las últimas décadas, lo que amenaza la producción mundial de alimentos. Hay varios factores asociados con este declive, entre los que se incluyen pérdida de hábitat, fluctuaciones extremas de temperaturas, patógenos, parásitos, afectaciones por estrés a las colonias y exposición a pesticidas.

Sin importar los numerosos factores relacionados con la crisis de polinizadores, la opinión pública tiene la idea errónea de que los insecticidas — especialmente los neonicotinoides — son la razón principal de la disminución de la población de estos animales. Esta percepción negativa ha dado pie a la imposición de prohibiciones para el uso de neonicotinoides para propósitos de estética (incluyendo manejo de céspedes), en varios estados de la unión americana. Estas prohibiciones ilustran la necesidad para el desarrollo de recomendaciones con bases científicas, que promuevan un césped saludable y conserven la vida de los polinizadores.

Mejores Prácticas de Manejo para implementar control químico en el césped

Los superintendentes han estado trabajando por años, con el concepto de Manejo Integrado de Plagas (IPM, por sus siglas en inglés), para maximizar la eficiencia y eficacia de los programas de manejo, así como reducir los efectos nocivos en organismos benéficos.

Antes que nada, simplemente siguiendo las indicaciones de la etiqueta del producto y asegurándose de que los polinizadores no estén directamente expuestos a la acción residual del pesticida, puede minimizar el potencial impacto negativo sobre ellos. Otras mejores prácticas — incluyendo acciones antes, durante y después de las aplicaciones — son sencillas y baratas.

Consideraciones de Pre-aplicación

El aplicar directamente insecticidas sobre las flores, mata al polinizador, lo cual fue muy notorio cuando se aplicó insecticida en los árboles de tilo en floración, en Oregón en 2013. En el ecosistema del césped, la floración de las malezas es muy atractiva para diversos insectos polinizadores. El podar las florecillas de las malezas, como el diente de león y otras, antes de la aplicación del insecticida, es recomendado para evitar problemas de contacto. Una evaluación del néctar de las flores de las malezas del césped, que fueron aplicadas con neonicotinoides, sugiere que, si crecen nuevas flores en las zonas aplicadas, los residuos detectados en dichas flores estarán por debajo de los umbrales de daño a los polinizadores. Consecuentemente, donde las malezas del césped son podadas con regularidad, la aplicación de pesticidas (incluyendo neonicotinoides) no supone un daño prolongado a las abejas.

 

 

Sincronizando la aplicación de pesticidas

Los superintendentes deben ser cuidadosos al sincronizar sus aplicaciones de pesticidas. Esta sincronización puede determinar el hecho de que el animal pueda estar expuesto o no al químico, especialmente los insecticidas. La mayoría de las aplicaciones de pesticidas, incluyendo los insecticidas, se aplican de forma preventiva de marzo hasta junio (En USA). Desafortunadamente, dichas aplicaciones preventivas coinciden con la floración de malezas, que atraen a muchos insectos de diversas especies de polinizadores. Con el simple hecho de retrasar un poco las aplicaciones de insecticidas, mientras las colonias vulnerables de abejas y abejorros se recuperan del invierno, puede reducir dramáticamente la posibilidad de exposición a los químicos tóxicos.

 

Los superintendentes también pueden minimizar el riesgo de exposición, aplicando muy temprano en la mañana o al caer el sol, cuando la mayoría de especies de polinizadores no están activos en el campo. El realizar las aplicaciones en estos períodos de tiempo, también puede mitigar el riesgo de arrastre por viento del químico, a zonas nativas que alberguen dichos organismos.

La formulación del químico

El nivel de peligrosidad de un químico, depende principalmente de su formulación, no solamente su ingrediente activo. Los pesticidas usados en el césped, están disponibles en diversas formulaciones líquidas o granulares. Esto influye en el nivel de afectación a los polinizadores.

Un estudio comparó diversas formulaciones líquidas y granulares de neonicotinoides, aplicados a malezas en floración en el césped. Los resultados mostraron que el riesgo de exposición era menor en formulaciones granulares. Aunque ambas presentaciones son sistémicas, la formulación granular es menos propensa a alcanzar las estructuras florales. Sabiendo que los insecticidas líquidos son los de mayor riesgo, esta interacción negativa puede evitarse haciendo riegos después de la aplicación o, realizar un corte para remover las flores antes de aplicar.

Cuidados Post-aplicación

La mayoría de los sistémicos requieren de un riego posterior a la aplicación, especialmente cuando se quieren eliminar plagas del suelo como la gallina ciega. El riego también puede lavar residuos de químicos, en las zonas de alimento de los polinizadores, además de diluir las concentraciones del producto, reduciendo así el riesgo para estos insectos. También se ha sugerido que el riego — particularmente en las mañanas — puede diluir los residuos de químicos que quizá estén presentes, en las gotas de rocío o gutación que se acumulan en el pasto.

Conclusiones

Los pesticidas — incluyendo fungicidas, herbicidas, insecticidas y reguladores de crecimiento — son herramientas valiosas que permiten a la industria del césped, proveer el pasto de calidad que el público demanda. Para preservar y proteger estas herramientas, la industria debe usarlas de forma adecuada — conforme a las etiquetas del producto, las leyes ambientales y recomendaciones de los investigadores.

La percepción pública de que los pesticidas son el principal factor responsable del declive de los polinizadores, ha provocado una reducción progresiva de ciertos químicos para uso en el pasto. Es imperativo que la industria del césped aplique diversas estrategias de manejo, para proteger y preservar a los polinizadores.

 

 

Los investigadores dicen que…

  • Los polinizadores son un valioso recurso natural que son responsables por la mayor parte de la producción de alimento en el planeta, pero sus poblaciones están disminuyendo.
  • Son muchas las causas del declive de los polinizadores, pero la opinión pública culpa a los insecticidas.
  • Usando los manuales de mejores prácticas para el uso de insecticidas y otros productos de cuidado del césped, los superintendentes pueden reducir el riesgo de afectar polinizadores.
  • Aplicar pesticidas conforme a las instrucciones de las etiquetas y con apego a las leyes ambientales y recomendaciones de investigadores, promoverá la protección de estos organismos y su ambiente.

AUTOR: El Dr. Chris Williamson es profesor y extensionista especializado en la Universidad de Wisconsin-Madison.

TRADUCTOR: IA Mauricio Aguirre García. Servicios de Atención al Cliente y Equipos Especializados Toro en TERMSA.

PUBLICACIÓN: Golf Course Magazine. Mayo 2018. Título Original: Pollinators in the turfgrass ecosystem: Best management practices. http://www.gcmonline.com/research/2018/05/01/pollinator-best-management-practices