ROLANDO FAIRWAYS: ¿EN SERIO?

Dados los testimonios de tres superintendentes, parece que pueden reducirse las enfermedades en los fairways con varios tipos de “rollers”, incrementando la satisfacción de los jugadores.

Por Dr. Thomas A. Nikolai

En el 2008, hice una presentación en Suecia sobre los beneficios del rolado de los greens. Entre los beneficios del rolado, comenté la disminución de incidencia de malezas en los greens de la investigación que fueron rolados.

En la discusión después de la presentación, varios superintendentes suecos estaban emocionados sobre la perspectiva de rolar fairways, para reducir el crecimiento de malezas de hoja ancha, debido a que tienen muy limitado el uso de pesticidas. Debo admitir que sonaba bien, pero parecía como algo poco razonable. Quiero decir… ¿rolar fairways? ¿En serio?

Al hacer una investigación, es rutinario hacer tres réplicas por cada tratamiento, para identificar si un producto o programa tiene un impacto significativo en la calidad del césped, enfermedades, malezas, etc. Sin el beneficio de una investigación sobre el rolado de los fairways, estoy entrevistando a tres superintendentes que pasan el rodillo de manera regular en sus fairways.

Entrevisté a Matt Shaffer, del Merion Golf Club de Ardmor, Pennsylvania; Chuck Barber del St. Charles (III) Country Club y a Robert Birdsall, de Las Lomas Club de Golf, en Guadalajara, México.

Los fairways que se manejan en estos campos de golf son de Creeping Bentgrass, Poa Annua y Seashore Paspalum, respectivamente. El común denominador es que cada superintendente, inició su programa de rolado de fairways para reducir el dólar spot.

Matt Shaffer inició su programa hace cinco años, con rodillos montados a una rastra jalada por un tractor y con pistones hidráulicos de levante de las unidades; actualmente lo hace con rodillos Salsco Terminator.

Este socio de 34 años de la GCSAA, rola todos los martes, jueves, sábados y domingos y, como resultado, ha limitado sus aplicaciones para control de dólar spot a sólo tres aplicaciones por temporada. Además, ya no tiene “Brown patch” y tiene menos daños por insectos.

Chuck Barber, superintendente Clase A y miembro por 12 años de la GCSAA, inició su programa de rolado esta primavera, haciéndolo cuatro veces a la semana, con rodillos hechos en su taller, cada uno con un peso de 150 libras. St. Charles CC tiene 40 acres de fairways y Barber reporta que el dólar spot, se ha reducido de forma dramática.

Él comenta que el costo más barato de una aplicación de fungicida en sus fairways, es de $1,600.00 dólares (con un producto genérico) y que, el rolar sus fairways le ha permitido ampliar el intervalo entre sus aplicaciones de fungicida. Adicionalmente, St. Charles CC ha reportado una reducción de manchas secas en sus fairways.

Robert Birdsall comenzó a rolar sus fairways hace un año, con un tractor John Deere jalando una rastra de tres rodillos, cada uno pesando aproximadamente 1,200 libras. Él rola sus fairways en promedio dos veces a la semana y en ocasiones, lo hace diario. Socio de la GCSAA durante 29 años, Birdsall reporta una disminución de la incidencia de dólar spot y “una disminución del 30% en el uso de fungicidas”.

Según lo comenta, “planeamos seguir con el programa. Los comentarios de los socios sobre la condición de los fairways, es 100% positiva, aunque nunca se hablaba de los fairways hasta que comenzamos a rolar. Después de los primeros meses, los comentarios empezaron a llegar: mejor “lie”, la bola rueda más. Sigan haciendo lo que están haciendo, NO se detengan.”

Shaffer agrega: “Esto puede parecer una locura, pero después de tres semanas de rolar los fairways, nuestra altura de corte efectiva se redujo en 0.015 (pulgadas). Usamos mucho menos nuestras máquinas de fairways, tanto, que ahora los plazos de “leasing” son de 6 años, en lugar de 3 años. Afilamos menos, usamos menos combustible y es una persona rolando, comparado con cuatro que hacen los cortes, lo que nos ahorra también mano de obra. A nuestros jugadores les encantan los fairways, los cuales son firmes y les ayuda a que la pelota ruede más.”

Dados los testimonios de estos tres superintendentes, parece que se puede lograr una disminución de la incidencia de enfermedades en los fairways, con diferentes tipos de rodillos, y así incrementar la satisfacción del golfista.

Habiendo dicho esto, la ciencia bien puede llenar los huecos de conocimiento, para encontrar los mejores métodos para rolar fairways. Afortunadamente, durante los últimos tres años, un estudio sobre el tema se está llevando a cabo en la Universidad Estatal de Michigan, por el graduado Thomas Green, quien ha documentado menos dólar spot,en sus parcelas de investigación roladas con un rodillo vibratorio Tru-Surface.

Para terminar, debo mencionar la siguiente información para mis amigos suecos. Aaron Hathaway de la Universidad Estatal de Michigan, ha estado haciendo un estudio de rolado, en un jardín residencial en los últimos dos meses.

Después de rolar un mix de Kentucky bluegrass/perennial ryegrass/fine fescue, cortado a una altura de 3.5 pulgadas, ha observado una disminución de la incidencia de malezas (principalmente “quackgrass”, Elymus repens) y un incremento en la calidad del césped. Esto se está poniendo interesante.


AUTOR: El Dr. Thomas A. Nikolai, es el especialista académico en césped de la Universidad Estatal de Michigan, ubicada en East Lansing, Michigan, y un colaborador frecuente de la GCSAA.

TRADUCTOR: IA Mauricio Aguirre García. Servicios de Atención al Cliente y Equipos Especializados Toro en TERMSA.

PUBLICACIÓN: Golf Course Management. Septiembre 2014. Volumen 85. Número 9. Título Original: Fairway Rolling: Really? Págs: 78.