SINCRONIZANDO LA AIREACIÓN EN EL CAMPO DE GOLF

¿Existe el tiempo “perfecto” para la aireación? Con algunos tips y una buena dosis de experiencia, los superintendentes podrán tomar la mejor decisión.

Julio 2019 | MC Steven McDonald
Aerificación de greens
Aerificar un green dormido al inicio de la primavera, cuando no salen aún las hojas en los árboles, a veces resulta en una recuperación más larga que si esperamos hasta que el green comience a crecer. Depende completamente del clima.

Como investigador y consultor independiente recibo cientos, si no miles, de preguntas agronómicas cada año. Podría fácilmente escribir una columna mensual sobre las preguntas más confusas que he recibido en mis visitas a los campos de golf. La mayoría de estas visitas son sobre el corredor I-95 — desde Richmond, Va., al norte hacia Boston — pero mi trabajo me permite aventurarme un poco fuera de esta región de vez en cuando.

Una de las preguntas más comunes que me hacen, es sobre la sincronización de la aireación. Ya sea que haga lo mismo cada año, o cambie las variables (profundidad de impacto, por ejemplo) y la época de hacer el trabajo, todos en algún momento hacen alguna perforación en greens, tees y fairways.

Hay razones agronómicas sólidas para hacer los hoyos en superficies de juego aparentemente saludables. La aireación es una de las prácticas más importantes usadas en el césped que tolera máquinas o pisoteo. Entre los beneficios documentados de la aireación, dos de los más importantes son:

  • Permite a las raíces ir más profundo y crecer más densas.
  • Mejora la firmeza y jugabilidad, y combate el “thatch”.

Desafortunadamente, muchas veces me llaman ya cuando la aireación no genera mejoras — cuando el césped está por morir y debo hacer sugerencias para salvar el día. En ocasiones, debo cerrar el green al juego en lo que se recupera. Otras veces, me siento como un forense cuando me piden que explique la muerte de un green. La presencia de pasto verde en los espacios de una aireación, provee algunas pistas para trabajar en la recuperación del green. Estos espacios muestran los beneficios de esta práctica cultural.

Balanceando el estrés de una aireación

A pesar de sus muchos beneficios, la aireación puede ser una fuente de estrés cuando se hace bajo condiciones no favorables, como el calor o exceso de sombra, o hacerla sobre pasto que no está en buenas condiciones. En muchas partes de Estados Unidos deben considerarse todos estos factores durante el período más popular para hacer la aireación, que es a finales del verano o principios del otoño.

Hacer espacio en el suelo — ya sea con brocas sólidas o huecas — conlleva el riesgo de levantar el césped, lo que significa que las raíces se separan del suelo. Esto es especialmente problemático a finales del verano, cuando las raíces están debilitadas. Un césped en estas circunstancias necesitará algunas semanas para re-enraizar y, mientras tanto, requerirá más agua, haciendo la superficie más suave de lo que estaba antes de la operación.

La aireación también genera estrés con la arena que se usa para retapar el green, y la limpieza requerida. La arena sobre un green en el verano puede guardar mucho calor, especialmente en un día soleado y con temperaturas por arriba de los 88 grados F. Recuerde cuando camina descalzo sobre la arena de la playa en un día de agosto — la arena le quema los pies, de manera que usa sandalias. Sin embargo, en un “putting green” el césped no tiene protección del calor de la arena, lo que puede provocar un severo estrés sobre la planta. Adicionalmente, la arena debe acomodarse en las perforaciones para aprovechar los beneficios de esta práctica cultural. La arena es abrasiva, por lo que debe tomar medidas para que ésta no dañe al césped de su green.

Sopletear y mover grandes cantidades de arena sobre el césped es necesario para rellenar los huecos, pero si se hace bajo condiciones de estrés y de forma muy agresiva, estas prácticas pueden dañar al pasto.

El impacto en la velocidad del green debe considerarse. Aplicamos nitrógeno después de la aireación para una recuperación más rápida, lo que puede reducir la velocidad del green por un lapso de tres a cinco semanas o quizá más tiempo. El nitrógeno adicional puede tener un efecto no deseado. Por ejemplo, el césped quizá requiera de cortes adicionales y rolado para obtener la velocidad deseada, pero si hay demasiada arena en el dosel del pasto, puede haber daño mecánico por el aumento de actividad.

Un green que resulte dañado por una aireación a finales del verano, es muy probable que tenga malas condiciones hasta finales del otoño. Si el daño es más severo y llega hasta la raíz, el green puede permanecer débil hasta la siguiente primavera.

En mi carrera, que incluye más de 1,500 visitas a campos de golf, calculo que he visto más de 80 casos de greens dañados por aireaciones a finales del verano en las regiones del noreste y Atlántico medio. En años como 2018, la aireación a finales de agosto y septiembre causó muchos daños, sin importar el método (Brocas huecas vs. Brocas sólidas vs. Spike agresivo) empleado.

Aún esperar hasta octubre no es garantía de éxito: 2018 fue un año inusualmente húmedo y cálido, por lo que el estrés generado resultó en una muy lenta recuperación de las aireaciones. Otro factor a considerar en ésta época del año es el acortamiento de la luz del día, lo que puede provocar heladas que reducirán el crecimiento del pasto.

En algunos años, agosto puede ser un excelente momento para la aireación, pero solo toma una mala experiencia para hacer que un superintendente piense dos veces cuándo y cómo hacer la operación. Los daños de la aireación en 2018 (y en otros años), fueron diferentes entre los campos y también entre los greens de esos campos. Muchas veces, los greens sombreados o que carecían de flujo de aire, fueron los más dañados.

Recetas para el éxito de su aireación

No hay una regla para una exitosa sincronización de la aireación, para todos los campos. Algunos campos tienen pocas rondas entre Halloween hasta finales de la primavera, por ejemplo, por lo que tienen menos problemas para programar su aireación. Algunos campos tienen un grupo de 20 a 30 jugadores que juegan casi todos los días del año, incluyendo el invierno, siempre que el campo esté abierto.

Cada campo tiene su propia agenda de juego, presupuesto, trabajadores, especie de césped y condiciones ambientales. Para muchos, hay que agregar una programación pesada de torneos, problemas estacionales, entre otros. Es difícil determinar cuál de estos factores es más importante, pero esto cambia de campo en campo, por lo que los superintendentes de estas instalaciones conocen su situación y cómo tomar las mejores decisiones.

Un mal necesario: La aireación mantiene la salud y jugabilidad del césped.

La temporada más común para hacer la aireación es a finales del verano, que se considera lo más apropiado, agronómicamente hablando, porque las perforaciones sanan más rápido y están recuperados antes de los torneos comunes del otoño. Concuerdo en que la aireación desde mediados de agosto hasta principios de septiembre, nos dan tiempo suficiente para recuperación. Sin embargo, si el clima no coopera, los greens no se recuperarán tan fácilmente. ¿Confía en los pronósticos del tiempo? Téngalo en mente, si llega a tener algún daño en sus greens significaría de 30 a 60 días adicionales.

Idealmente, en el Atlántico Medio y Noreste, la aireación otoñal de los greens debe hacerse desde mediados de septiembre y hasta principios de octubre, lo que usualmente da de 14 a 18 días de crecimiento antes de las primeras heladas. Desafortunadamente para muchos clubes esta temporada se traslapa con sus eventos de fin de temporada, que típicamente ofrecen un excelente clima para jugar golf. Después de las primeras heladas de octubre/noviembre, habrá una reducción en el crecimiento del pasto, por lo que posponer la aireación a finales del otoño, puede provocar otros problemas.

La aireación a finales del otoño (finales de octubre/noviembre/diciembre) es la menos estresante para el césped, pudiendo hacer prácticas más agresivas en esta época. Lo malo es que las horas de luz son cortas y las temperaturas nocturnas más frías, así que, aunque tengamos algunos días cálidos, los huecos no sanarán hasta la primavera. Adicionalmente, si el césped tiene sombra, el suelo tardará más en secar después de la aireación.

A pesar de todos los factores que los superintendentes deben considerar para sus aireaciones, tengo muchos clientes que hacen la operación después de sus eventos en octubre con buenos resultados. Cuando son agresivos a finales del otoño, liberan presión de la aireación de primavera, permitiéndoles ser más amables con el green, usando tines más delgados en mayo/junio (que sanarán en siete a diez días). Esta rutina permite a los superintendentes mantener sus putting greens saludables y sin perturbaciones, desde abril hasta octubre. Nunca he visto un incremento de daños invernales u otros problemas con la aireación de finales de otoño, aun cuando ésta haya sido muy agresiva.

Si los agujeros de una aireación agresiva de finales de otoño, siguen visibles en el green en la primavera, una pasada con brocas sólidas o huecas más delgadas, o una ligera inyección de arena (o una combinación de éstas), será suficiente. Esto reduce la presión de ser agresivos en la primavera, si los greens se desempeñan bien y no hay demasiado “thatch”. También reduce el dilema de qué tan agresivos hay que ser, sabiendo que el clima de la primavera es muy volátil.

Aireación primaveral

La primavera es una época difícil para realizar una aireación, especialmente para greens de base arena con pasto bent, en el Atlántico Medio, Noreste y al norte del medio oeste. No importa la época, una perforación de aireación hecha del 1 de marzo al 1 de mayo, no sanará hasta mediados de mayo en la mayoría de los años.

Así que… ¿por qué corremos a hacer hoyos tan pronto como es posible en primavera? Para muchos, la agenda de juego determina la toma de decisiones. Si es posible, considere esperar hasta que el pasto esté creciendo de forma normal (mayo o principios de junio). Hacer la aireación cuando el césped crece de forma activa, impactará a los golfistas por menos tiempo en la primavera. Por ejemplo, si el orificio es hecho el quince, podrá sanar en un lapso de doce a catorce días. Como referencia, un orificio hecho el 1 de abril puede tardar 30 a 40 días en recuperarse.

Para prevenir el exceso de material orgánica, se requiere la aireación y el retape con arena.

Otro factor que puede complicar las cosas es el clima primaveral, que es bastante impredecible, con suelos fríos y poca luz del sol. Los muchos eventos de los clubes al abrir la primavera dificultan el poder hacer la actividad.

El otro factor que es determinante para programar una aireación es su staff. Todos en la industria del césped sabemos la carga laboral que enfrenta un superintendente, y la aireación, requiere muchas horas-hombre. Muchos superintendentes sienten que tienen más trabajo en agosto y septiembre que en noviembre, y hacen su agenda en consecuencia. Aproveche cuando no es temporada de juego, cuando puede hacer cuatro o seis greens en un día o incluso, cerrar el campo un par de semanas, para terminar su trabajo mientras el clima lo permita, dado que el pasto está creciendo lento y el campo de golf no estará tan concurrido. Como siempre, esto no será posible en todos los campos.

Escoja su veneno

El dilema de agendar la aireación, no será diferente en los próximos años. No hay un tiempo “ideal” para hacer la operación en sus greens, así como tampoco existe un tiempo ideal para cerrarlos al juego por cuatro o seis semanas, debido a problemas de sanidad, pérdida de césped por falta de oxígeno o exceso de “thatch”.

Mi sugerencia sería el intentar diferentes fechas y métodos, identificar qué funciona y qué no para su situación y confiar en su instinto. Si su programa de aireación trabaja bien tanto por debajo del suelo — usted mantiene controlado el “thatch”, las raíces son profundas y densas, etc. — como por arriba — el pasto se desempeña bien — entonces, no hay necesidad de considerar cambios en su rutina de aireación.

Si no es así, intente algunas de las sugerencias que hemos mencionado, aunque sea en el green de práctica, para aprender cómo la sincronización de procesos impacta la recuperación del pasto. Sin importar cuándo o qué tan agresiva fue su aireación, siempre habrá quejas. Pero para el superintendente, es parte del trabajo.

Poa annua y su tiempo para aireación

Muchos discuten que airear a finales del otoño, solo favorece la germinación de Poa annua. Los patrones de germinación de Poa pueden variar mucho y dependen de muchos factores. Un estudio de campo en Maryland, encontró que esta afirmación es parcialmente cierta, pero basado en mis observaciones en los últimos 10 años, visitando los mismos campos de golf, me he convencido que, si usted hace su aireación después de que Poa germina, usted será capaz de mitigar este problema de forma natural, a finales del otoño.

Una investigación en dos campos de golf de Maryland, hecha entre finales de septiembre hasta mediados de octubre, encontró que la mayor parte (50% a 70%) de Poa, había germinado para esos momentos y que, la mayor parte de la germinación había terminado para principios de noviembre. La investigación encontró que, en promedio, 24% de todas las plántulas de Poa emergieron entre noviembre y mayo. Mis observaciones en campo concuerdan con estos datos, y he visto más Poa en greens aireados antes del 1 de noviembre, en casi todos los años en el Atlántico medio y el noreste de Estados Unidos. También he sembrado Poa (colecto espigas y las limpio y seco para el siguiente otoño) para mis ensayos de investigación, teniendo dificultades para hacerlas germinar después de mediados de octubre, en suelos fumigados sin competencia.

¿Existe mayor riesgo de contaminación por Poa en un green cuando tiene daño en su aireación en agosto o septiembre, dado que del 50% al 70% de todo el Poa germina a finales de septiembre u octubre en Maryland? ¿O el riesgo es mayor aireando más tarde? Aunque no tengamos una investigación directa sobre el tema, muchos greens de pasto bent creeping casi puros son aireados a finales del otoño cada año. Hay muchos otros componentes además de la aireación — el uso de reguladores de crecimiento, sombra, banco de semilla de Poa, poblaciones de pasto bent y Poa — que influyen en este asunto.


AUTOR: El MC Steve McDonald es el presidente de Turfgrass Disease Solutions, localizada en Pottstown, Pa., en Estados Unidos.

TRADUCTOR: IA Mauricio Aguirre García. Servicios de Atención al Cliente y Equipos Especializados Toro en TERMSA.

PUBLICACIÓN: Golf Course Magazine. Julio 2019. Título Original: Timing Golf Course Aerification. https://www.gcmonline.com/course/maintenance/news/timing-aerification