INSECTOS DEL SUELO: UNA GUÍA PARA SUPERINTENDENTES

GCM

Los insectos que habitan el suelo, tienden a ser más difíciles de detectar y controlar.
Un mejor entendimiento de su biología y comportamiento puede ayudar a mejorar su manejo.

Diciembre 1995 | Dr. R.L. Brandenburg 

Daño provocado al césped causado por gallina ciega y los mamíferos que se alimentan de ella.

Nota del Editor: Este artículo apareció en la edición de diciembre de 1995 de GCM. Debido a su valor para los superintendentes, decidimos sacarlo del archivo y presentarlo con algunas actualizaciones.

La severidad y frecuencia de los ataques de insectos en el campo de golf, varía considerablemente alrededor los Estados Unidos. De hecho, las especies más problemáticas pueden cambiar de un área a otra. Hay, sin embargo, un punto en común cuando se habla de insectos plaga del césped: los insectos que causan las mayores frustraciones son aquellos que viven y se alimentan en el suelo.

En este artículo, nos referiremos a estos insectos como “plagas subterráneas” — aquellas que se alimentan de las raíces de los pastos. La gallina ciega es la más común, y virtualmente todo tipo de césped es vulnerable al ataque de una o más especies de ella. El grillo topo es otra plaga subterránea, pero está más restringido en su zona geográfica. Otras plagas como los gusanos del césped y los picudos, se consideran como plagas del suelo por algunos porque viven tanto en el “thatch”, como en el suelo. Sin embargo, los gusanos del césped comen las partes aéreas, mientras que las larvas de los picudos se alimentan de yemas, así como de raíces y estolones.

Lidiar con plagas subterráneas es frustrante por varias razones. Primero, no se pueden detectar rápido porque viven la mayor parte del tiempo en el suelo, por lo que debe excavar para encontrarlas. Segundo, el daño que provocan puede ser mal diagnosticado (como estrés por sequía, por ejemplo). Finalmente, suelen ser las más difíciles de controlar, porque los pesticidas deben moverse al suelo para estar en contacto con el insecto. Adicionalmente, algunas plagas del suelo, como las larvas del escarabajo japonés, también causan problemas en su etapa adulta, alimentándose de diversas ornamentales.

A continuación, haremos una revisión de algunas de las peores plagas del suelo, su biología y las técnicas que nos pueden ayudar a manejarlas. Es importante recordar que estas son reglas y acciones generales, que nos pueden llevar a una mejor comprensión de estas plagas. Sin embargo, las situaciones individuales requieren siempre de experiencia local, para definir acciones específicas de manejo, así que tenga a la mano a su asesor local para recomendaciones especiales.

Gallina ciega

El grupo más grande de plagas subterráneas son las gallinas ciegas. Éstas son las larvas de ciertos escarabajos. La mayoría de estos gusanos tiene una forma de letra C. Se encuentran en todo Estados Unidos, pero son más dañinas al este de las rocallosas. Los pastos en el sur no son atacados con frecuencia, pero el mantenimiento intensivo y bajas alturas de corte, incrementan las posibilidades de ataques.

Las gallinas ciegas se alimentan de la materia orgánica del suelo, lo que incluye raíces de las plantas, así que, como resultado, el daño que con más frecuencia se observa se confunde con el estrés por falta de agua. El césped cambia de color y se marchita y cuando hay mucho daño en la raíz y falta humedad en el suelo, el pasto muere, mostrándose en manchas irregulares en la superficie. Adicionalmente, el césped quizá se sienta “esponjoso” al caminar sobre él y con frecuencia se levanta muy fácilmente. Aún con infestaciones leves, puede haber serios daños de zorrillos, topos, mapaches y otros animales, que excavan en el césped en busca de comida.

La forma de vida de la gallina ciega y otros insectos del suelo, hace su detección más difícil que aquellos que moran y se alimentan en la superficie.

El ciclo de vida de las diferentes especies de gallina ciega, es similar en cuanto todas comienzan con un huevo, que produce una larva que completa su desarrollo en la fase adulta (escarabajo). Los ciclos de vida de las diferentes especies de gallina ciega, difieren en que algunas especies completan su ciclo en un año, mientras que otras tienen un ciclo de dos y hasta tres años. Hay otras que tienen dos o tres generaciones, en un solo años.

En general, muchas de las especies más dañinas tienen un ciclo de vida anual, incluyendo el escarabajo japonés y el escarabajo café (Cyclocephala spp). La mayoría de estas especies pasa el invierno como larva, pero el escarabajo “black ataenius” pasa el invierno como adulto.

Nota del Editor: Tomar muestras de suelo es la mejor forma de buscar gallina ciega y otros insectos que se alimentan de la raíz del pasto.

Así como con cualquier otra plaga, la identificación correcta es importante. Debido a que las gallinas ciegas son las más dañinas al césped, identificarla en esta etapa es crítico. La mayoría de las especies más comúnmente peligrosas, pueden ser identificadas con una lupa de aumento. Las siguientes descripciones señalan algunas de las diferencias y similitudes, entre las diversas especies de gallinas ciegas. Aunque esta lista no los incluye a todos, si le dará una visión general de algunas especies de relevancia.

Especies anuales

El escarabajo café del norte se encuentra comúnmente por todo el noreste de Estados Unidos hasta Illinois, dañando principalmente Kentucky bluegrass. El escarabajo café y sus diversas especies, tienen el típico ciclo anual de una gallina ciega. Los adultos emergen del suelo en junio y ponen sus huevos en julio.

Las larvas salen en unas tres semanas y se alimentan de las raíces hasta que el suelo se enfría en el otoño, migrando a zonas más profundas dentro del suelo. En la primavera, regresan cerca de la superficie del suelo para seguir alimentándose y, a finales de mayo o principios de junio, se forma la pupa para después emerger como adulto.

De esta forma, el daño puede ocurrir en la primavera y en el otoño. Infestaciones severas provocan que el césped cambie de color, provocando su muerte en manchas irregulares debido al estrés por falta de agua.

El escarabajo café del sur es muy similar en apariencia a su pariente del norte, así como su ciclo de vida y tipo de daño. Esta plaga se localiza comúnmente desde Pennsylvania hasta Kansas y otras áreas más al sur. En la zona de transición, prefieren alimentarse de Kentucky bluegrass y con frecuencia se inclina por tall fescue; en zonas más al sur, se alimentan típicamente de bermuda.

A través de todo el oriente de los Estados Unidos, desde Wisconsin hasta Alabama y en algunas zonas aisladas al oeste del río Mississippi, las larvas del escarabajo japonés se han convertido en un problema serio y recurrente para muchos superintendentes. La situación se vuelve más crítica porque los adultos, a diferencia del escarabajo café, también son plaga de varias plantas ornamentales.

Aunque el daño y ciclo de vida es similar al escarabajo café, el escarabajo japonés ataca con frecuencia un rango más amplio de pastos y prefiere poner sus huevos sobre Kentucky bluegrass, ryegrass perenne, tall fescue y bentgrass.

Las larvas de los escarabajos verdes también son un problema en aumento, en muchas áreas. Se les puede encontrar desde Pennsylvania hasta Oklahoma y algunas otras áreas en el sur. Las larvas del escarabajo verde han sido un dolor de cabeza en Kentucky, Tennessee, Maryland, Virginia y en las Carolinas.

Los adultos son escarabajos grandes, de color verde metálico, que se alimentan de follaje, pero prefieren melocotones, espigas de maíz y tallos de sorgo. Estas gallinas ciegas son algo diferentes de la mayoría, porque se alimentan de materia orgánica y ocasionalmente raíces del césped, causando daños de consideración. Pero lo más importante, este insecto se alimenta muy cerca de la superficie del suelo en la noche, formando montículo y túneles que provocan que el suelo se seque muy rápido.

Estas gallinas ciegas son más comunes en suelos con alto contenido de materia orgánica, lo que puede ser provocado por al uso de fertilizantes orgánicos, compostas y estiércol. Estos insectos también tienen un ciclo anual, pero suelen ser más activos que otros y alimentarse en otoño y en los primeros días de la primavera, conforme se elevan las temperaturas.

Especies con dos o tres generaciones por año

El ataenius negro del césped es la principal especie de gallina ciega, entre aquellas que tienen dos o más generaciones por año. Este pequeño bicho se localiza por todo el oriente de los Estados Unidos, pero es más común en la zona norte de todo este territorio. El ataenius negro del césped se encuentra usualmente en los campos de golf, especialmente en el césped que se corta a bajas alturas.

Los hospederos más comunes son el bentgrass, annual bluegrass y el Kentucky bluegrass. Los hábitos alimenticios del ataenius, de comer las raíces, resulta en marchitamiento del pasto y su posterior muerte. Adicionalmente, los daños provocados por el ataenius negro, usualmente no responden cuando se aplica riego adicional. A diferencia de los demás, estos insectos pasan el invierno como adultos, emergiendo a principios de la primavera, para poner sus huevos poco después. Las pequeñas larvas se alimentan y se convierten en adultos para mediados del verano, poniendo sus huevos y presentando una segunda generación en agosto.

Escarabajos con generaciones cada tres a cinco años

Hay muchas especies de escarabajos del grupo Phyllophaga, y cerca de 25 de ellos pueden atacar el césped. Estas especies se encuentran por todo Estados Unidos y atacan virtualmente todo tipo de céspedes. Así como otros escarabajos o gallinas ciegas, el daño se enfoca en las raíces de la planta, pero los adultos también pueden alimentarse del follaje de árboles y arbustos.


Adulto de escarabajo de junio. 

El tiempo exacto para completar una generación, varía según la especie y so localización. Algunas especies en el sur, pueden completar su desarrollo en uno o dos años, mientras que especies más al norte quizá requieran de tres hasta cinco años. Los adultos pueden emerger durante varias etapas, en el transcurso de la primavera y el verano. Mucha gente ubica estos insectos con nombres como “escarabajo de mayo” o “escarabajo de junio,” que se refiere a la época del año que emergen los adultos. Muchas especies, pasan el invierno como larvas, pero las que tienen un ciclo de vida de dos años, pasan el invierno como adultos durante el segundo invierno. Aquellas con un ciclo de tres años, pueden pasar el invierno como pupas, o como adulto durante el año final.

Grillo topo

El grillo topo es una plaga importante confinada en el sureste de los Estados Unidos. Hay cuatro especies distintas que allí se localizan, con solamente una de poca relevancia. El grillo topo leonado se encuentra desde Carolina del Norte, bajando hasta el extremo sur de Texas, mientras que el grillo topo de alas cortas se localiza solamente en Georgia y Florida.

Estos insectos producen una generación por año. En la primavera, los adultos están activos y poniendo huevos, que eclosionan a finales de la primavera o principios del verano. Las pequeñas ninfas se alimentan agresivamente durante los meses del verano, siendo el daño más notorio a finales del verano o principios del otoño. Muchas de las ninfas maduran en adultos antes del invierno, mientras que el resto serán adultos al inicio de la primavera. Los adultos son capaces de volar varias millas en la primavera.

Como el grillo topo leonado se alimenta de raíces, es el principal responsable de los daños. El grillo topo en el sur es más de hábitos predadores, por lo que mucho del daño es causado por los túneles que hace. El grillo topo de alas cortas siempre ha causado muchos daños en Georgia y Florida, pero no ha sido estudiado tan ampliamente como otras especies. Todas las especies de céspedes que se encuentran al sur, son susceptibles al ataque del grillo topo, pero el San Agustín parece ser el que sufre menor daño.

Plagas subterráneas: Problemas y soluciones

¿Por qué las plagas subterráneas son tan problemáticas? Algunas razones son:

  • Se alimentan sin ser vistas.
  • La incidencia es en ocasiones impredecible.
  • A veces, es difícil conseguir los agentes de control.

Usted puede mejorar su habilidad para controlar estas plagas, desarrollando primero un buen entendimiento del ciclo de vida de la plaga en cuestión. Debido a que le etapa del daño es bajo el suelo, es importante saber cuándo es la etapa más susceptible de la plaga. Este conocimiento, deberá estar basado en las condiciones y clima locales, porque el desarrollo de algunas plagas, varía considerablemente de una región a otra. De hecho, una de las razones más comunes de control fallido de plagas subterráneas, es la sincronización de las aplicaciones. Es por ello, que los tratamientos enfocados a la etapa más susceptible del insecto, tendrá los mejores resultados.

El siguiente paso es, usted necesita comprender qué factores de la localidad y su clima, influyen en la biología y comportamiento del insecto. Un entendimiento de las preferencias del insecto y su movimiento en el suelo, son vitales para una efectiva planeación de control.

Las preferencias del insecto, son muy tomadas a la ligera. Sin embargo, estudios recientes han revelado ciertos patrones en la concurrencia de las plagas. Mantener un buen archivo de dónde se presenta la plaga cada año, es crítico para determinar dónde invertir tiempo, haciendo los muestreos. Lo más informado que usted esté de las áreas que prefieren las plagas, lo más probable que las encuentre en tiempo, para tomar las medidas de control cuando son más efectivas.

5 razones del mal control de insectos del suelo

1. Mala sincronización de aplicación. Solución: Entendimiento del ciclo de vida del insecto.

2. Mala selección de pesticida. Solución: Aplique productos usados localmente. Considere el tipo de suelo y contenido de materia orgánica.

3. Identificación incorrecta de la plaga. Solución: Solicite ayuda. Seleccione el pesticida y fecha de aplicación, basado en un diagnóstico preciso.

4. Mala aplicación del pesticida. Solución: Siga las instrucciones de la etiqueta. Humedezca el suelo si está seco. Use los pesticidas apropiados para sus condiciones y tipo de suelo. Calibre sus equipos.

5. El producto no alcanza su objetivo. Solución: Elimine el “thatch”. Rote sus pesticidas. Humedezca antes de aplicar y baje el producto después de la misma, con algo de riego.

Investigaciones recientes nos han ayudado a desarrollar modelos predictivos, para identificar la ocurrencia de las plagas en ciertas áreas. Estos modelos se basan en las condiciones ambientales como tipo de suelo y temperaturas del aire, pudiendo adelantar eventos como oviposición, emergencia de larvas y desarrollo del insecto. Con esta información a la mano, usted ya sabe cuándo examinar los lugares “preferidos” de estos insectos.

El comprender el comportamiento de un insecto, también es importante. Como regla general, mientras más seco está el suelo, el insecto buscará ir más profundo. Esto tiene varias implicaciones importantes. Mientras más profundo va un insecto en el suelo, será más difícil su control. Condiciones secas y calientes, también afectan la efectividad de algunos pesticidas.

Por supuesto, ciertas áreas como los greens, se mantienes húmedas y no verán variaciones en el movimiento del insecto. Sin embargo, estas condiciones de humedad óptimas, puede hacer de los greens un sitio atractivo para la oviposición de los grillos topo y el ataenius negro del césped.

Para asegurar el máximo control, haga el tratamiento cuando el suelo esté húmedo. Aunque a veces esto no resulta siempre práctico, una opción es un riego previo a la aplicación, que se ha encontrado que esto provoca un movimiento de la plaga hacia arriba. El resultado será un control más que aceptable. El riego previo a la aplicación también reduce la cantidad de producto que se pierde entre el “thatch” y la materia orgánica. La mayoría de los pesticidas dirigidos a plagas del suelo, también requieren de un riego post-aplicación, para mover el producto dentro del suelo.

La selección del producto es también clave en el control de los insectos. Los productos que tienen menor solubilidad en agua y son usados en el césped, con mucho “thatch”, probablemente no tengan buen desempeño en plagas del suelo. Sin embargo, las diferencias en la formulación de un mismo producto, pueden hacer una diferencia notable. Otros productos requieren una sincronización más precisa, para lograr mejores resultados.

Adicionalmente, hay un sinnúmero de surfactantes y adyuvantes, que quizá puedan mejorar la habilidad del pesticida de moverse en el suelo y llegar al insecto. Desafortunadamente, los beneficios de muchos de estos productos no están documentados de forma extensiva, además de no estar bien estudiados.

Recientemente, se ha invertido mucho tiempo y recursos, en el uso de equipos de aplicación directo al subsuelo, para el control de plagas insectiles. El concepto, es colocar el pesticida directo al suelo, para reducir las pérdidas por el “thatch” y colocar el producto lo más cerca posible de su objetivo. También se persigue reducir las cantidades del químico, así como posibles olores, mejorar el control y reducir los posibles riesgos ambientales. Hay equipos para formulaciones granuladas o líquidas.

Esta tecnología parece que tiene futuro en el manejo de plagas del césped. Hemos observado mejor control en grillo topo, mientras que otros estudios han documentado mejoras en el control de gallina ciega. Muchas compañías se han involucrado en el desarrollo de estos equipos, todas con diversos grados de éxito. Nuestra experiencia ha sido que las aplicaciones al subsuelo tienen sus ventajas, pero todavía queda mucho para mejorar y entender esta estrategia.

Mientras tanto, en el tema de maximizar la efectividad del pesticida, no podemos olvidar el impacto del pH del agua con la que aplicamos. Una solución con un pH arriba de 7, puede tener un impacto negativo en la efectividad del pesticida. Los medidores de pH y los agentes buferizantes son muy económicos, comparados con la falla de la aplicación.

También es importante mencionar las nuevas estrategias de control biorracional que están surgiendo últimamente en el control de insectos del suelo. Nematodos que atacan las gallinas ciegas y los grillo topos están disponibles con varias marcas y laboratorios. Un pesticida nuevo, que contiene una bacteria, está mostrando buenas cosas para su futuro registro y uso contra gallina ciega.

La enfermedad “milky spore” se está usando para el control del escarabajo japonés, pero la disponibilidad del producto ha sido un problema en años recientes. Otros productos, como patógenos fungosos de las plagas del césped, están comercialmente disponibles y algunas otros en desarrollo. Algunos ya han sido exitosamente estudiados en campo, mientras que otros están en proceso.

Creo que no debo ni mencionar que los insectos del suelo, pueden ser por mucho las plagas más difíciles de controlar. Sin embargo, una Buena comprensión de la biología de la plaga, junto con las consideraciones especiales que van cuando se trata del manejo de plagas del suelo, pueden facilitar su control y hacerlo menos costoso. Además, la investigación continua en el manejo de estas plagas, prometen hacer el trabajo mucho más simple.


AUTOR: R.L. Brandenburg es entomólogo investigador y extensionista de la Universidad de Carolina del Norte.

TRADUCTOR: IA Mauricio Aguirre García. Servicios de Atención al Cliente y Equipos Especializados Toro en TERMSA.

PUBLICACIÓN: Golf Course Management. Diciembre 1995. Título Original: Subsurface Insect Pests. https://www.gcmonline.com/course/turf/news/subsurface-insects-pests-turfgrass